Recuperación del mercado inmobiliario

Un estudio de Deloitte refleja para este ejercicio un contexto más positivo que el del último trienio, con hasta veinte regiones españolas en situación favorable de consolidación.
El área de Real Estate de Deloitte ha llevado a cabo, por cuarto año, un análisis del mercado residencial en España, que establece, entre sus conclusiones, tres fases de recuperación de la actividad inmobiliaria.

El informe refleja para este ejercicio un contexto más positivo que el del último trienio, con hasta veinte provincias españolas en buena posición ya para afrontar la recuperación de la actividad inmobiliaria, teniendo en cuenta tanto su coyuntura macroeconómica (demografía, desempleo, crecimiento de la población, etc.) como los fundamentales inmobiliarios (precio de la vivienda, tasa de esfuerzo, stock, etc.).

Estas provincias son Álava, Asturias, Baleares, Barcelona, Burgos, Cantabria, Guipúzcoa, Guadalajara, Huesca, La Coruña, Lérida, Madrid, Navarra, Palencia, Segovia, Soria, Teruel, Valencia, Valladolid y Vizcaya.

La tendencia bajista parece haber tocado fondo y se observan signos de nuevas subidas en los precios de la vivienda. Aunque los inmuebles siguen depreciándose en la media del país, las caídas son mucho más suaves que hace un año. Los precios han caído un 3,2% entre enero y agosto de este año,cuando en el mismo periodo del año anterior (enero-­agosto de 2013) se había registrado un ajuste del 8,1%. No obstante, según los tasadores de Tinsa, el precio del a vivienda se redujo un 4,3% de manera interanual en agosto. Aunque también subrayan el proceso de ralentización del ajuste de precios iniciado en 2013.
Tasa de esfuerzo de los hogares

La tasa de esfuerzo media de los hogares españoles (porcentaje de renta familiar dedicada al pago de la hipoteca) ha descendido progresivamente durante los últimos años hasta situarse en el 33%, un nivel cercano a las cotas razonables de equilibrio. Esta disminución es debida al descenso acumulado del precio de la vivienda desde el comienzo de la crisis.

Del mismo modo, el precio medio de la vivienda en España (sin tener en cuenta la variable «financiación» para poder establecer un análisis comparativo con la Unión Europea) es ya 4,4 veces el salario bruto individual, frente al ratio del 6,1 de media en la Unión Europea (con países como Reino Unido o Francia con ratios, respectivamente, de 8,5 y 7,9 veces el salario bruto individual.

En un análisis provincial, Barcelona y Guipúzcoa cuentan, por cuarto año, con las tasas de esfuerzo más elevadas de España, debido al elevado precio de la vivienda en estas provincias. En Cádiz, por su parte, la dificultad a la hora de acceder a vivienda viene motivada por sus condicionantes macroeconómicas.

En el lado contrario, la compra de vivienda en provincias como La Rioja, Lérida, Murcia o Pontevedra es más accesible, con tasas de esfuerzo por debajo del umbral del 30%.
«Stock» de vivienda nueva

Gran parte de las viviendas de obra nueva no vendidas en España se localizan en Madrid, Barcelona y las principales provincias del Levante español, debido en este último caso a la doble condición de mercado de primera y segunda residencia.

De las 50 provincias analizadas, Barcelona, Alicante, Madrid y Castellón son las provincias que cuentan con mayor stock disponible. Cáceres, Badajoz y Cantabria, por el contrario, son las provincias con menor stock de viviendas.

(ABC)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *